Información

Caesar Jenkyns

Caesar Jenkyns


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Caesar Augustus Jenkyns nació en Builth Wells, Gales, el 24 de agosto de 1866. Jugó al fútbol para Walsall Swifts antes de unirse al Small Heath en 1892. En su primera temporada ayudó al club a ganar el título de Segunda División.

Jenkyns, un medio centro, anotó 11 goles en 75 partidos antes de unirse al Woolwich Arsenal en 1895. La temporada siguiente, Jenkyns se convirtió en el primer jugador internacional del club cuando fue seleccionado para jugar con Gales contra Escocia.

Después de solo jugar 35 partidos para el Woolwich Arsenal, Jenkyns fue transferido a Newton Heath en mayo de 1896.

Jenkyns ganó ocho partidos internacionales con Gales. También ayudó a Newton Heath a ganar el ascenso a la Primera División de la Liga de Fútbol en 1898. Después de anotar 5 goles en 35 juegos, Jenkyns se mudó a Walsall en 1897, donde hizo 80 apariciones durante los siguientes tres años.

Caesar Jenkyns, que trabajaba como oficial de policía en Gales después de retirarse del fútbol, ​​murió el 23 de julio de 1941.


Nacido en Builth Wells, Jenkyns jugó para varios clubes ingleses, además de ganar ocho partidos con Gales.

Después de jugar para varios equipos aficionados en el área de Birmingham, Jenkyns se unió a Small Heath (más tarde rebautizado como Birmingham) en 1888, y estuvo en el club cuando se unieron por primera vez a Football Alliance en 1889 y luego se convirtieron en miembros fundadores de la Football League Second Division en 1892. A estas alturas había debutado con Gales y era capitán del club, y fue capitán del Small Heath al ascenso a Primera División en 1894, venciendo al Darwen por 3-1 en un partido de prueba.

Conocido como uno de los defensores más duros de su época, fue expulsado cuatro veces mientras jugaba para Small Heath y eso en un momento en que tales ocurrencias eran extremadamente raras. Su carrera en Small Heath terminó en marzo de 1895 cuando fue liberado después de un incidente en Derby donde, después de recibir la orden de salir del campo, intentó agredir a dos espectadores. Jenkyns se trasladó a Londres en abril de 1895, uniéndose al Woolwich Arsenal, que se había incorporado a la Segunda División hace menos de dos años. Inmediatamente fue nombrado capitán del Arsenal y dejó su huella en la historia del Arsenal al convertirse en el primer jugador internacional del club y # 8217, después de ganar un partido internacional con Gales contra Escocia el 21 de marzo de 1896.

Jugando en la mitad central (que en esos días era una posición de medio campo), Jenkyns anotó seis veces en 27 partidos para el Arsenal y fue considerado por el club como uno de sus jugadores estrella. Sin embargo, su estancia en los Gunners no duró mucho, en el verano de 1896 se trasladó a Newton Heath (que más tarde se convertiría en Manchester United). Jenkyns hizo su debut para el club el 1 de septiembre de 1896 contra Gainsborough Trinity. Pasó dos temporadas con el club de Manchester, ayudándolos a la posición de subcampeón de Segunda División en 1897.

Después de jubilarse, Jenkyns dirigió una taberna en Moxley antes de unirse a la fuerza policial.


César pronto comenzó su carrera política en serio. Se convirtió en tribuno militar y luego cuestor de una provincia romana en el 69 a. C., el mismo año en que murió su esposa Cornelia. En el 67 a. C. se casa con Pompeya, nieta de Sila y pariente de Cneo Pompeyo Magnus (Pompeyo el Grande), con quien forma una importante alianza.

En el 65 a. C., César se convirtió en edil, un importante magistrado romano, y produjo espléndidos juegos en el Circo Máximo que lo hicieron querer por el público pero lo endeudaron mucho. Dos años más tarde, fue elegido Pontifex Maximus.

César se divorció de Pompeya en el 62 a. C. después de que un político incitara a un gran escándalo al disfrazarse de mujer y abrirse camino en un festival de mujeres sagradas & # x2019s organizado por Pompeia.


Referencias

  1. ^ a b Estadísticas en mufcinfo.com
  2. ^ Joyce, Michael (2004). Récords de los jugadores de la liga de fútbol de 1888 a 1939. Soccerdata. pag. 138.
  3. ^ "Capitanes de Newton Heath y Manchester United". Hojas de información del Museo del Manchester United (Manchester unido). Junio ​​de 2009.
  • Harris, Jeff (1995). Hogg, Tony, ed. Arsenal quién es quién. Deportes independientes del Reino Unido. pag. 30.
  • Davies, Gareth M. (1991). Garland, Ian, ed. Quién es quién de los futbolistas internacionales galeses. Libros de puente.
Ayuda a mejorar este artículo

Copyright y copia de la World Library Foundation. Reservados todos los derechos. Los libros electrónicos del Proyecto Gutenberg están patrocinados por la World Library Foundation,
una organización sin fines de lucro de apoyo a miembros de 501c (4) y NO está afiliada a ninguna agencia o departamento gubernamental.


Jenkyns Caesar Imagen 1 Arsenal 1895

Elija el tamaño de su foto en el menú desplegable a continuación.

Si desea que su foto esté enmarcada, seleccione Sí.
Nota: 16 & # 8243x 20 & # 8243 no están disponibles en un marco.

También se pueden agregar imágenes a los accesorios. Para realizar un pedido, siga estos enlaces

Descripción

Builth Wells, el medio centro nacido en Brecknockshire Caesar Jenkyns comenzó su carrera futbolística con Builth en 1884 y jugó para Small Heath St Andrew & # 8217s y Walsall Swifts en 1885, y Unity Gas en 1886 antes de unirse a Small Heath (ahora Birmingham City) en 1888, jugando para ellos cuando se unieron a The Football Alliance en 1889, año en el que hizo su debut en el partido senior cuando jugó para ellos contra West Bromwich Albion en una eliminatoria de la Primera Ronda de la Copa FA en febrero.

Fue seleccionado por primera vez para Gales en febrero de 1892, jugando en un empate 1-1 con Irlanda en Penrhyn Park, Bangor y ganó 8 partidos con Gales, anotando una vez, hasta 1898.

Cuando Small Heath se unió a la recién formada Segunda División, hizo su debut en la Liga de Fútbol en su partido inaugural contra el Burslem Port Vale en septiembre de 1892 cuando procedieron a ganar el Campeonato de Segunda División, sin embargo, no ascendieron, perdiendo ante Newton Heath en la Partidos de prueba. La temporada siguiente anotó 6 goles y terminaron subcampeones de Segunda División, sin embargo, fueron promovidos con una victoria sobre Darwen en los Partidos de Prueba, Jenkyns luego jugó en su primera temporada en la máxima categoría.

Conocido como uno de los defensores más duros de su época, fue expulsado cuatro veces mientras jugaba para Small Heath y eso en un momento en que tales ocurrencias eran extremadamente raras. Su carrera en Small Heath terminó en marzo de 1895 cuando fue liberado después de un incidente en Derby donde, después de recibir la orden de salir del campo, intentó agredir a dos espectadores. Había anotado 11 goles en 81 apariciones durante la era de la Liga de Fútbol de Small Heath & # 8217, además de sus apariciones anteriores.

Luego se unió a Woolwich Arsenal el mes siguiente y pasó 1895-96 con The Gunners anotando 6 veces en 27 apariciones, antes de transferirse a Newton Heath en la temporada de cierre de 1896. Jenkyns hizo su debut con el club el 1 de septiembre de 1896 contra Gainsborough Trinity. Pasó dos temporadas con Newton Heath, reemplazando como capitán a James McNaught, ayudándolos a subir a la posición de subcampeón en la Segunda División en 1897, donde perdieron el ascenso con la derrota ante Sunderland en los Test Matches. Después de 6 goles en 47 apariciones, dejó el club por Walsall en noviembre de 1897, donde anotó dos veces en 88 apariciones antes de unirse a la Southern League Coventry City en 1902. Después de una temporada con Coventry, regresó a Unity Gas fuera de la liga en 1903 y terminó su carrera jugando para Saltley Wednesday en 1904.


RADNORIAN

Supongo que es comprensible que la pequeña ciudad de Builth Wells en Breconshire quiera reclamar al ex Wesh Soccer International y capitán del Arsenal de Woolwich, Caesar Augustus Llewellyn Jenkyns, como uno de los suyos, pero ¿es cierto?

Los resultados del censo cuentan una historia diferente, ya que este hijo de un policía de la antigua policía de Radnorshire parece haber nacido en el pueblo de Boughrood, que está, por supuesto, en el lado correcto del río Wye.

Por cierto, si crees que César Augusto era un nombre inusual, su hermano menor, nacido en Cwmteuddwr, se llamaba Platón.

6 comentarios:

"parece haber nacido realmente"

Tal incertidumbre sugiere que podemos seguir considerándolo uno de los nuestros. Al menos hasta que KJJ presente la prueba.
Por cierto, cuando comprobé esta mañana, Builth estaba categóricamente en el lado correcto de la Wye.

En realidad, no estuve presente en el parto, por lo que no puedo decirlo con un 100% de certeza. Sin embargo .

El índice de nacimiento de GRO muestra que Caesar nació en el distrito de registro de Hay (1866 3Q Volume11b página 143. Puede verificarlo en el sitio freebmd. Los resultados del censo muestran el lugar de nacimiento como Boughrood - Boughrood estaba en el distrito de registro de Hay hasta 1933. Mira esto en el sitio Familysearch que da acceso gratuito al censo de 1881, busca Jenkins, no Jenkyns.

Lamento haber privado a Builth de este héroe deportivo, aunque tienes unas lindas luces navideñas. bien hecho.

Creo que todavía están amargados por el Buallt que Kevin Sheedy interpretó por el ROI y no por el lugar de su nacimiento.

Mi padre, Peter Jenkyns, me hizo creer que somos descendientes de Caesar y Platón Jenkyns.
Mi abuelo, Thomas Jenkyns, era de Llandaff.
¿Alguna relación por ahí?

Querida Carrie,
Creo que estamos relacionados por parte de la madre de César.
Póngase en contacto con:
[email protected]

Tenemos un árbol genealógico, llamado Achrestr Jenkins Pentyrch, si quieres echar un vistazo


Viernes, 28 de diciembre de 2007

"¡Dejará que su corazón sangrante se escape con su cabeza ensangrentada!"

George Lansbury (1859-1940) diputado por Bow y Bromley fue el líder del Partido Laborista entre 1932 y 1935 y, al igual que Nye Bevan, aunque ver más abajo, sus raíces maternas se encuentran en Radnorshire.

En el caso de Lansbury, su madre Mary Ann Ferries nació y se crió en una cabaña llamada Dolly Dingle en la parroquia de Clyro, la hija de un cazador de topos nacido en Gloucestershire, Moses, y su esposa, Catherine Jenkins, nacida localmente. Por cierto, el Oxford Dictionary of National Biography se equivoca al pensar que el padre de Mary Ann se llamaba James. Quizás las variantes ortográficas del apellido en varios registros, Ferris y Ferriers, así como Ferries, han confundido a los buscadores.

Lansbury era abuelo de la actriz Angela Lansbury y también del animador Oliver Postgate, creador de The Clangers (ver foto)

Nota a pie de página Creo que fue la biografía de Michael Foot la que afirmaba que la madre de habla inglesa de Aneurin Bevan, Phoebe Protheroe, procedía de Radnorshire. En realidad, nació en Tredegar. Sin embargo, su padre, el herrero, procedía de esa parte de la parroquia de Glasbury que se encontraba al sur del río Wye. Hasta 1832 formaba parte de Radnorshire, aunque después de esa fecha se trasladó a Breconshire. Como el padre de Phoebe nació alrededor de 1818, al menos era un radnoriano.


Jugador de Walsall 76. John Emlyn Jarman

• John Emlyn Jarman (4 de febrero de 1931 - 21 de octubre de 2009) fue un futbolista y entrenador galés. Como jugador, Jarman comenzó su carrera en el Wolverhampton Wanderers, pero nunca jugó para el club, en parte debido a una grave lesión de rodilla. Fue vendido a Barnsley en 1950 por una tarifa de transferencia de £ 8,000. En seis años en Oakwell, jugó 47 partidos y anotó dos goles. Más tarde se trasladó a Walsall como jugador-entrenador. En 1958 se retiró como jugador debido a lesiones. En 1962, Jarman se convirtió en entrenador en jefe de West Bromwich Albion. Cinco años más tarde, se unió a la Football Association como entrenador de personal regional con responsabilidad en Midlands, y posteriormente ocupó un puesto similar para la Football Association of Ireland. Regresó al fútbol de clubes en 1977, cuando se reincorporó al Wolverhampton Wanderers, y ocupó un puesto de entrenador senior bajo las órdenes de los gerentes John Barnwell, Sammy Chung e Ian Greaves.
En marzo de 1983, tras el nombramiento de Ian Greaves & # 8217 como director de Mansfield Town, Jarman fue nombrado director asistente del club. Greaves y Jarman trabajaron juntos en Field Mill durante los siguientes seis años, que son ampliamente considerados como uno de los períodos más exitosos de Mansfield en la historia del club, ganando el ascenso en 1985-86 y ganando el Freight Rover Trophy en Wembley. temporada siguiente. Jarman dejó Mansfield Town en septiembre de 1988 y luego trabajó para Derby County, donde ayudó a establecer la Rams Soccer Academy a principios de la década de 1990. En sus últimos años, se instaló en Forest Town, cerca de Mansfield, y ayudó a entrenar a jóvenes en su club de fútbol local Forest Town Welfare hasta 2008. Murió en octubre de 2009, a los 78 años.

Información adicional de David Evans, quien envía mucha información a este blog. ¡Gracias David!.

Información adicional sobre John Jarman mientras estuvo en Walsall: firmado por el manager Jack Love en octubre de 1956 e hizo su debut con el primer equipo en Exeter el mes siguiente. Aunque solo tuvimos 13 puntos en los primeros 19 juegos, Johnny estableció un récord histórico para el club al no estar en el lado perdedor en ninguno de sus primeros 13 juegos. Esto incluye una victoria por 7-1 en Millwall en la que anotó nuestro séptimo, un empate 2-2 en Coventry donde estábamos 0-2 abajo con solo 8 minutos para el final y 9 jugadores en forma de nuestro lado al final del juego y un Victoria por 3-2 en Northampton, donde anotó el gol de la victoria mientras cojeaba en el ala. Una lesión en la rodilla acabó con su carrera como jugador, pero permaneció como entrenador y mentor en el club durante varios años más.


Jimmy Ross "El Joker"

A pocos futbolistas les gustaba más una broma que Ross. Antes del momento en que encontraron un lugar en la Liga, North End tomó un equipo para jugar contra el Small Heath en un amistoso en Birmingham.

Caesar Jenkyns & ndash quien, salvo Foulke, es quizás el futbolista más grande y robusto que ha jugado en conexión con la Liga & ndash había oído hablar de los poderes de Ross & rsquos, y había tomado una decisión antes del partido de & ldquoscotch & rdquo al principio del juego.

Al entrar en el campo, César se acercó a Ross y le preguntó en voz baja:
& ldquo¿Quién es ese Ross? & rdquo

Jimmy se dio cuenta de la situación y, señalando a Moses Sanders, respondió:
& ldquoAll, y rsquos un poco de terror. & rdquo

El juego no había estado en marcha mucho antes de que Moisés recibiera una patada terrible del terror local, que lo derribó al suelo. El gran galés era demasiado formidable para que Moses intentara tomar represalias, pero cuando, un momento después, recibió otro tremendo golpe, se expresó en un dialecto de Lancashire contundente sobre lo que haría si la mitad central pagana no tenía cuidado.

& ldquoBueno, Ross, & rdquo respondió Jenkyns, & rdquo; si puedes hacer algo, estoy dispuesto a aceptarlo & rdquo, con lo cual Moisés balbuceó, & ldquo & rsquom no Ross I & rsquom Moses & rdquo, para el deleite de todo el equipo, que se había divertido enormemente con la manera en que Moisés había recibido los golpes destinados al pequeño derecho de adentro.


Memoria Romana: Memoria en Roma y Roma en Memoria. Suplementos a las Memorias de la Academia Americana en Roma, 10

Memoria Romana es un libro nacido de una conferencia celebrada en la Academia Americana en Roma en 2011 como parte del proyecto de investigación del mismo nombre de su editor Karl Galinsky, iniciado en 2009 con la concesión de un Premio Max-Planck de Cooperación Internacional. Reúne a académicos jóvenes y consagrados de la historia, la literatura y el arte romanos junto con el arquitecto y diseñador Daniel Libeskind para demostrar cómo la obsesión continua de los estudiosos con Gedächtnisgeschichte o los "estudios de la memoria" podrían dar frutos para la antigua Roma, cuyo recuerdo ha sostenido, al menos desde el Renacimiento, la cultura occidental. Montaigne es un portavoz elocuente de este tipo de moda cuando afirma: “Conocí el Capitolio y su plan antes de conocer el Louvre y el Tíber antes que el Sena. Tenía más en mi cabeza sobre las condiciones y la suerte de Lúculo, Metelo y Escipión que sobre los hombres de nuestro tiempo ”. 1 Pero no son sólo aquellos que trabajan en Recepción los que se beneficiarían de una comprensión más consciente de lo que es y, fundamentalmente, no es, reviviendo en todos y cada uno de los compromisos con la Antigüedad. 2 Los historiadores antiguos tienen mucho que aprender si comprenden mejor cómo las memorias de los artistas y autores que ahora constituyen su primario se formaron y compartieron fuentes, cómo y por qué los romanos recordaban, y cómo estos procesos de recordar diferían de lo que luego eligieron inscribir y olvidar. Al menos desde la época de Ennio, el presente de Roma siempre fue también su pasado. Para el Principado, la realidad de la autocracia y el alcance del "programa de construcción de Augusto" habían modificado tanto la Urbs que hacía que la intuición instintiva de su vida pasada fuera cada vez más difícil y la necesidad de continuidad más urgente. No es de extrañar que el Res Gestae se refugia en un lenguaje de "reconstrucción" y que el primer edificio que enumera es el curia. Cuando sus palabras se mostraron públicamente, el propio Augustus era un recuerdo y sus "memorias" el guión de imperio.

Puntos de memoria hacia adelante y hacia atrás. Sin embargo, en el primero de los once capítulos del libro, "La memoria de Roma en Roma", Richard Jenkyns sostiene que el concepto de ciudad eterna es "un concepto de duración indefinida en el futuro, no de un pasado insondablemente profundo" (19). . Despliega una impresionante gama de autores para trazar una distinción importante entre la presentación de la posteridad de Roma como el último palimpsesto y la percepción de la antigua Roma de su propio tejido urbano, es decir, que para toda la energía gastada en la edad y los antepasados, había poca sensación de que “Las cicatrices y arrugas de la edad eran parte propia de la maduración de un edificio” (17), ni que la reconstrucción como la practicada por Augusto disminuyó cualquier tipo de apreciación estética que pudiera acompañar a la antigüedad de una estructura. Esto no quiere decir que no haya lieux de mémoire en la Roma de Jenkyns, cuyo mantenimiento era primordial, como la cabaña de Romulus en el Palatino, pero ese "placer visual" no era lo que los hacía dignos de inversión o admiración. Ni siquiera Virgilio, en el diálogo que crea entre la Roma prerromana y la actual, ve bien “acumulación en el tejido visible de la ciudad” (26).

Sin duda, Jenkyns tiene razón al subrayar que la relación de Roma con su entorno construido es diferente de nuestra relación con ella y con nuestra propia cultura material. De hecho, son raros los ejemplos de edificios, pinturas o esculturas en Pliny's Historia Natural que se destacan simplemente por su antigüedad, una realización con interesantes implicaciones para el trabajo reciente sobre “ruinas” en la pintura romana. 3 Pero Jenkyns quizás exagera la insignificancia de la autenticidad: la antigua ignorancia sobre la atribución del grupo Niobid en el Templo de Apolo Sosianus que destaca está en un pasaje de Plinio que se queja de que había demasiadas estatuas y demasiado que hacer en Roma para darle a la escultura el estudio que merecía ( NUEVA HAMPSHIRE 36.27), mientras que para Dionisio de Halicarnaso (1.79.11), reparar la cabaña de Rómulo significaba respetar su santidad y respetar su santidad, "sanarla" "completamente" (ἐξακούμενοι) y restaurarla con la mayor precisión posible. Enfatice esto, y nos volvemos a reunir con el conocimiento, la conservación y el patrimonio modernos.

Si Jenkyns cuestiona con delicadeza el papel que jugó el tejido urbano de Roma al recordar su pasado, Peter Wiseman se moviliza para aplastar la noción de que la memoria colectiva reside en las piedras de la ciudad. Pero antes de que se le dé la oportunidad, Harriet Flower, cuyo trabajo previo sobre las sanciones de la memoria ha hecho mucho para insistir en la especificidad cultural de la memoria romana, cambia de rumbo para plantear la cuestión crucial de cuándo y por qué surgieron por primera vez en Roma los escritos autobiográficos. Su respuesta es alrededor del año 100 a. C., cuando Q. Lutatius Catulus vio el género como una forma de asegurarse una posición más fuerte para sí mismo en el pasado, presente y futuro, a raíz de la prominencia de Marius. Aunque la pérdida del texto de Catulus impide un análisis detallado de cómo exactamente los "estudios de la memoria" volvieron a poner su persona (alidad) en la historia, el hecho de que experimentó con dos formas de expresión autobiográfica: una carta al Senado y una memoria más personal. , escrito en el estilo de Jenofonte, crea espacio para algunos comentarios sugerentes sobre el impacto de la cultura (tanto romana como griega) en la experiencia, y la experiencia en la cultura.

A medida que pasamos de la sección uno, "Roma: memoria y memorias", a la sección dos, " Memoria in Ancient Rome ", llegamos al enfrentamiento central del libro. Las objeciones de Wiseman son necesarias si Karl-Joachim Hölkeskamp quiere reafirmar la sabiduría de un enfoque esbozado en su ensayo de 2006, "Historia y memoria colectiva en la República Media", 4 y la utilidad de las plantillas teóricas de Jan Assmann, Pierre Nora y Reinhard Koselleck. Wiseman, que prefiere el término "memoria popular" al excesivamente homogéneo "memoria colectiva", se dedica a exponer formas de recordar en competencia, especialmente no elitistas, y el significado de la cultura oral y performativa (en particular ludi) por encima de lo literario o lo monumental. Pero en el proceso de estresar proceso, a veces corre el riesgo de ser demasiado reduccionista y "hacer cultura material". Por supuesto, muchos de los lieux de memoires que atraen la mirada de los eruditos son recordatorios de los aristócratas individuales cuyas vidas conmemoran en sus inscripciones, pero exagerar esto es subestimar la polivalencia de las propiedades visuales de cualquier artefacto y la locuacidad de su relación con otros artefactos y con una variedad de espectadores. No es necesario pensar que un monumento "encarna" o "lleva" la memoria (44) para seguir el ejemplo de Hölkeskamp, ​​no solo porque "el concepto clave es interdependencia —Es la compleja interacción de los textos escritos y la tradición oral ... de lugares y espacios simbólicamente cargados, monumentos & # 8230 ”(70), pero porque los monumentos emocionan más que transmiten información.

Gianpiero Rosati es el Lepidus del Triunvirato de la sección dos, que no ofrece competencia, pero sumerge los dedos de los pies en los charcos de memoria y poder, memoria e intertextualidad, memoria y ekphrasis. Su capítulo, "Memoria, mito y poder en Statius" Silvae "Muestra cómo Silvae desempeñar un papel mediador en la construcción de la memoria cultural, un imperativo que tal vez fue particularmente urgente en una nueva Roma post-neroniana bajo la recién formada dinastía Flavia.

La tercera sección admite que trata sobre el arte y la topografía propiamente dichos, y nuevamente abarca tres artículos. El capítulo seis es de Diane Favro, quien aplica su mezcla distintiva de vívida visión narrativa y arquitectónica a la institución del triunfo romano y a las formas en las que el movimiento de las procesiones triunfales y el movimiento alentado por las representaciones de las procesiones funcionaron como una poderosa fuerza. mnemotécnico para unir a las personas, pasadas y presentes. 5 En el capítulo ocho, Anna Anguissola nos advierte que no dejemos que la reciente revisión de los estudiosos de las "copias" romanas como "versiones" imaginativas y lúdicas, productivas de un nuevo significado, 6 nos ciegue al amor simultáneo de Roma por las "copias verdaderas", que con imitaciones más libres de opera nobilia, “Se encontraban entre las ayudas memoria más eficientes en la práctica visual de los romanos” (120). Sus casos de estudio, el altar funerario de Ti. Octavius ​​Diadumenus y Hércules en reposo del Palazzo Pitti, recuerdan cosas diferentes de sus originales, pero ambos plantean cuestiones más allá de su análisis: cuestiones sobre qué tipo de conocimiento o experiencia se codifica específicamente en la réplica, especialmente si el prestigio de la forma en cuestión reside en última instancia en Grecia del siglo V o en la corte helenística, y cómo esto encaja con los tipos de memoria debatidos por Hölkeskamp, ​​Wiseman y Jenkyns. Entre Favro y Anguissola, Jessica Hughes nos lleva a la antigüedad tardía cuando Roma, obviamente, comenzó a canibalizar su propia cultura material, incorporando elementos escultóricos de las estructuras imperiales más antiguas de la capital en las nuevas. Ya sea por ideología o exigencia, el reposicionamiento de estos elementos en entornos inmediatamente extraños hizo que su estilo fuera más vocal, no más que junto al friso tetrarquico en el Arco de Constantino. El uso de spolia en este monumento ha sido bien discutido últimamente, 7 y Hughes ofrece varias formas en las que los estudios de la memoria pueden dilucidar la dinámica de ver tal monumento. Concluye destacando cómo la naturaleza episódica de la espola del arco contrasta con el pasado reciente capturado en la narrativa continua del friso, reflejando la diferencia entre los recuerdos adultos y los recuerdos infantiles eidéticos y fragmentarios. Es lamentable que el libro no se adentre en la cultura cristiana para examinar lo que le sucede a la memoria con el cisma ideológico. 8

La sección final del libro, "Memorias antiguas y modernas", intenta hacer de la memoria el centro de la "mirada hacia atrás" del clasicista hacia la antigua Roma, pero las contribuciones son demasiado "nicho" para hablar de interrogantes en curso sobre lo que son los "estudios de recepción". Como exploración de cómo el Aventino y el Monte Sacro se vuelven, e incluso ahora, están imbuidos de un significado ideológico, el capítulo de Lisa Marie Mignone es técnicamente excelente, pero su enfoque es inevitablemente estrecho. Bernard Frischer defiende con elocuencia la historia de amor de la arqueología con la tecnología digital interactiva en 3D: en sus manos sofisticadas, las versiones del pasado que nos permite experimentar equivalen a "una forma actualizada de mnemotecnia" (162). Sigo siendo un escéptico: si se trata de formas de ver y recordar que uno quiere, prefiero la rica elusividad de la poesía de Estacio.

No hay una conclusión general, ni un índice, solo un epílogo. Aquí Libeskind habla de manera significativa y conmovedora sobre el papel de la memoria en sus proyectos arquitectónicos. No se puede negar la forma en que estructuras como su casa de Felix Nussbaum en Osnabrück inquietan al visitante con sus colisiones espaciales y claustrofobia, o, en el caso de su Museo de Historia Militar en Dresde, al trazar deliberadamente el impacto del bombardeo aliado de manera tan precisa. como para que ilumine y astille la misma tela. Para evidencia del poder de la memoria, este es el mejor ensayo del volumen. Sin duda, es el único elegíaco. Pero uno no puede evitar sentir que también constituye una oportunidad perdida. Libeskind tiene una prestigiosa cartera de charlas públicas a su nombre, muchas de ellas sobre los proyectos que analiza aquí, y algunas de ellas publicadas. 9 Sin embargo, cualquier vínculo entre estos proyectos, la memoria en Roma y Roma en la memoria, permanece incrustado, y esto a pesar de que en 2013 se vio la primera exposición de sus dibujos arquitectónicos en una galería cercana a los restos multicapa del Porticus Octaviae. 10 La naturaleza palimpsesta de la centro storico significa que las oportunidades para nuevas intervenciones arquitectónicas son raras y las excepciones controvertidas, ninguna más que el Museo del Ara Pacis de Richard Meier y su curaduría de pasados ​​fascistas e imperiales. Más allá de centro, se siguen construyendo salas de conciertos y galerías de arte, pero preservan mejor el genio artístico de Piano y Hadid que la romanidad residual de Roma.

Esta falta de capitalización del potencial de la pieza de Libeskind se aplica al volumen en su conjunto. La falta de coherencia nos deja, como el espolio del artículo de Hughes, con un conjunto de fragmentos, muy pocos de ellos lo suficientemente trascendentales como para encabezar las bibliografías de temas específicos (en el Triumph, el Silvae, la romanidad del arte romano), y ninguno teóricamente lo suficientemente innovador por sí solo para moldear los estudios de la memoria romana. Rituales de la realeza: poder y ceremonial en las sociedades tradicionales este libro no lo es. 11 La memoria bien puede haber "definido la civilización romana", como dice la frase inicial de Galinsky, pero la singularidad de "memoria Romana" merece una meditación más profunda.

Tabla de contenido

Lista de Figuras vii
Lista de colaboradores ix
Prefacio y agradecimientos xiii
Introducción, Karl Galinsky 1
Primera parte Roma: memoria y memorias
1 La memoria de Roma en Roma, Richard Jenkyns 15
2 Memoria y memorias en la Roma republicana, Harriet I. Flower 27
Parte ii Memoria en la Antigua Roma
3 Memoria popular, T. P. Wiseman 43
4 En defensa de conceptos, categorías y otras abstracciones:
Comentarios sobre una teoría de la memoria (en proceso), Karl-J. Hölkeskamp..63
5 Memoria, mito y poder en Silvae de Statius, Gianpiero Rosati 71
Parte iii Memoria en el arte y la topografía romanos
6 eventos conmovedores: curando la memoria del triunfo romano, Diane Favro 85
7 La memoria y el espectador romano: mirando el arco de Constantino, Jessica Hughes 103
8 Recordando con obras maestras griegas: observaciones sobre la memoria y las copias romanas, Anna Anguissola 117
Parte iv Recuerdos antiguos y modernos
9 Recordando una geografía de la resistencia: las secesiones plebeyas, antes y ahora, Lisa Marie Mignone 137
10 Memoria cultural y digital: estudios de caso del Laboratorio Virtual del Patrimonio Mundial, Bernard Frischer 151
Epílogo
11 Memoriales y sus voces, Daniel Libeskind 165
Bibliografía 177

1. Essais 209, De la Vanité.

2. Ver p. Ej. James I. Porter, "Estudios de recepción: perspectivas futuras", en Lorna Hardwick y Christopher Stray (ed.), Un compañero para las recepciones clásicas. Malden, MA y Oxford, 2008, págs. 469-81, Charles Martindale, “Reception”, en Craig W. Kallendorf (ed.), Un compañero de la tradición clásica. Malden, MA y Oxford: Blackwell, págs. 297-311 y Basil Dufallo (ed.) Error romano: la recepción de Roma como modelo defectuoso (de próxima publicación), cuyas contribuciones se resumen en Bollettino di studi latini 44.1, 2014, págs. 195-200.

3. Agradezco a mi estudiante de doctorado Alina Kozlovski por este punto. Para el concepto de "ruinas" en la pintura romana, Isabella Colpo, Ruinae & # 8230 et putres robore trunci. Paesaggi di rovine e rovine nel paesaggio nella pittura romana (I secolo a.C.-I secolo d.C.). Roma: Quasar, 2010.

4. En Nathan Rosenstein y Robert Morstein-Marx (edd.) Un compañero de la República romana. Malden, MA y Oxford: Blackwell, 2006, págs. 478-95.

5. La evidencia literaria existente va en contra de la afirmación de Favro (89) de que "los observadores no se quedaron quietos sino que ellos mismos estaban en movimiento" al enfatizar cómo se movían las procesiones más allá de ellos.

6. Por ej. Ellen Perry, La estética de la emulación en las artes visuales de la antigua Roma Cambridge y Nueva York: Cambridge University Press, 2005, y Miranda Marvin, El lenguaje de las musas: el diálogo entre la escultura griega y romana. Los Ángeles: Museo J. Paul Getty, 2008.

7. Ver p. Ej. Contribuciones de Paolo Liverani y Hugo Brandenburg a Richard Brilliant y Dale Kinney (edd.) Valor de reutilización: espolia y apropiación en el arte y la arquitectura de Constantine a Sherrie Levine. Farnham: Ashgate, 2011.

8. Aunque noto que el Memoria Romana proyecto también ha producido La memoria en la antigua Roma y el cristianismo primitivo, de próxima publicación.

9. Ver p. Ej. Daniel Libeskind, “Architectural Space”, en François Penz, Gregory Radick y Robert Howell (edd.), Space in Science, Art and Society, Cambridge: Cambridge University Press, 2004, págs. 46-68.

10. Nunca digas que el ojo es rígido: dibujos arquitectónicos de Daniel Libeskind, Galería Ermanno Tedeschi, Roma, desde el 11 de marzo de 2013.

11. David Cannadine y Simon Price (edd.), Rituales de la realeza: poder y ceremonial en las sociedades tradicionales. Cambridge: Cambridge University Press, 1987.


Ver el vídeo: Julius Caesar - Full Movie Multi Subs by Filmu0026Clips (Mayo 2022).